Isabel Gª Pisonero - OPINION DIETAS PROTEICAS
Isabel Gª Pisonero - Dietista-Nutricionista    Telf. 608 01 14 02
MI OPINIÓN SOBRE LAS DIETAS PROTEICAS (DUKAN,ATKINS,PRONOKAL, ETC,ETC)
 
Las dietas ricas en proteínas son la última moda para la mayoría de personas que quieren perder unos kilos de la manera más rápida y sencilla. La tendencia a adoptar este tipo de dieta es algo que se repite día a día, y es que adelgazar cuantos más kilos en menor tiempo  sigue siendo el reclamo perfecto para poder engañar a las personas. El Sobrepeso sigue siendo para muchos un negocio muy lucrativo que deja en evidencia su profesionalidad.
 
Desde varias Asociaciones Europeas se desaconseja encarecidamente a la población el seguimiento de este tipo de dietas, y en especial la propuesta por el señor Dukan al comportar desequilibrios nutricionales y ser altamente peligrosa, ya que podría comportar alteraciones somáticas, psicológicas, hormonales, de crecimiento o de rendimiento, considerándola, además, fraudulenta
 
Este tipo de dietas pueden tener más inconvenientes de los que pensamos. Por ello me gustaría plasmar los riesgos que tienen las dietas ricas en proteínas para poder ayudar a personas que no tengan los conocimientos suficientes y se estén dejando llevar por esta moda con resultados efímeros y nada saludables .
 
Una dieta rica en proteínas se caracteriza porque los alimentos que se consumen son muy ricos en proteínas, la carne, el pescado, los derivados lácteos… En estas dietas se excluyen aquellos alimentos que contienen altas cantidades de hidratos de carbono, como son el pan, pasta, patata, legumbres incluso se suprimen las frutas y verduras.
 
La alta ingesta de proteína ha sido asociada a enfermedades crónicas como osteoporosis, cálculos renales, insuficiencia renal, cáncer, enfermedad cardiovascular y obesidad.
 
Además de no ser un tipo de dieta demasiado efectiva, ya que los kilos se vuelven a recuperar, debemos destacar que al ingerir altas cantidades de proteínas se sobrecargan órganos tan importantes como son los riñones y el hígado, pudiendo producir alteraciones a medio o largo plazo.
 
El cuerpo necesita siempre hidratos de carbono para tener energía. Al no ingerirla a través de los alimentos, lo que conseguiremos será activar un mecanismo por el que el cuerpo destruirá parte de la masa muscular para obtener energía. Esto es parte del peso que se pierde, pero al perder masa muscular lo que conseguimos es ralentizar el metabolismo, ya que nuestro cuerpo consume mucha menos energía en reposo. Este hecho es el que hace que al volver a comer igual aumentemos de peso rápidamente e incluso lo hagamos más rápido que antes de comenzar la dieta.
 
La glucosa es el combustible de nuestro cuerpo Y CEREBRO, y se obtiene de los hidratos de carbono. Al no ingerir este tipo de nutriente lo que conseguiremos será que se produzca lo que se conoce como cetosis, es decir, la obtención de la energía a través de las grasas, que desencadenará en nuestro cuerpo cambios fisiológicos que se traducen en malestar, desgana, nauseas, mareos,deshidratación, mal aliento… con graves consecuencias para la salud.
 
 Tambien habrá una falta de asimilación de nutrientes, favoreciendo una desnutrición con la consecuente alteración orgánica. La falta de fibra en este tipo de dietas hará que se produzca un estreñimiento importante ( conozco ya dos ingresos hospitalarios por este tema). Junto a esto hay que tener en cuenta que la mayoría de los alimentos ricos en proteínas tienen altas cantidades de grasas, que hará que nuestros niveles de colesterol, ácido úrico y triglicéridos aumente considerablemente, poniendo en riesgo nuestra salud.
 
He visto ya varios casos de personas que acuden a la consulta despues de haber experimentado este tipo de dietas, con un metabolismo trastocado, anomalías en la analítica y con alguna alteración tiroidea. Por ello, espero que esta opinión ayude al menos a informar de la realidad y colabore en la decisión de quien necesite perder peso, para que lo haga de una manera razonable y con ello asegurarse una buena calidad de vida a corto, medio y largo plazo.